Ajuntament de Zucaina

Historia del pueblo

El nombre de la población es de origen árabe y posiblemente proviene del término sukaina, que significa casita al lado de la fuente. La población está al lado de una fuente y de ahí posiblemente el nombre que le dieron los conquistadores musulmanes al instalarse en la zona. Del pozo que alimenta esta fuente se extrae parte del agua que abastece a la población.

Otra teoría sobre el origen del nombre de la localidad, que entra ya en el terreno de la leyenda, atribuye el nombre del pueblo en honor a Zucayna, una de las favoritas del califa fundador de la población Alhacom II. Parece ser que una hija de ambos, llamada también Zucayna, fundó una población en el sitio donde yacía su marido, que entonces denominó Aljamia (que en árabe antiguo significa sepulcro o santuario). Poco después de morir ella, los habitantes del pueblo adoptaron el nombre de Zucayna en premio al comportamiento que siempre tuvo aquella reina con sus súbditos.

Hay que destacar, no obstante, que existen numerosos restos de poblados íberos en su término municipal, en los que se han encontrado numerosos restos de cerámica de la primera mitad del siglo V a.C. y restos de recintos sacros ibéricos en la Escudilla y los Cabañiles. En cambio, de la dominación árabe quedan pocos vestigios en el término, sólo las ruinas de los cimientos de la torre-castillo de Chirivilla (que está representada en el escudo de la población).

La historia de Zucaina corre paralela a la de los moriscos, constituyendo un ejemplo de pueblo árabe de montaña en esas tierras. La conquista del Reino de València por las tropas aragonesas y catalanas del rey Jaime I el Conquistador, no comportó el reemplazo de la población árabe que habitaba Zucaina, cuya reconquista se produjo hacia el año 1249, y hasta la expulsión de los moriscos en el 1609, estuvieron cultivando los campos del término, continuando con sus costumbres, lengua y religión y conviviendo con unos pocos repobladores que llegaron hasta esta zona.

En Zucaina, como en el resto del Alto Mijares y en las comarcas del Alto Palancia, Los Serranos, Hoya de Buñol y Canal de Navarrés, los reconquistadores fueron mayoritariamente aragoneses, de ahí que en estas comarcas del País Valencià se hable castellano y por lo tanto, las tierras del término fueron asignadas a un señor feudal aragonés, perteneciendo durante unos 200 años a la Baronía de Arenoso, aunque eclesiásticamente pasó a depender de la diócesis de València, a la que estuvo ligada hasta el año 1960 que pasó a depender de la renovada diócesis de Segorbe-Castelló.

A finales del siglo XV, surgió el Ducado de Villahermosa, que englobaba dentro de él la Baronía de Arenoso, del que Zucaina formaría parte durante unos 400 años más. Hay que destacar que donde se encuentra hoy el Local de la Comisión de Fiestas, estaba por aquellos tiempos la Casa-granero del Duque de Villahermosa. Tras la expulsión de los moriscos el pueblo sufrió una importante despoblación, que fue compensada con una repoblación de aragoneses, mayoritariamente, y castellanos.

En 1646, el pueblo tenía 64 casas habitadas, tras haber sido repoblado después de quedar deshabitado con la expulsión de los moriscos. En 1792 tenía 150 vecinos (unos 700 habitantes), en 1860 tenía 1.285 habitantes y en 1900, 1.153 habitantes, número de habitantes que se sostuvo con ligereza, tendencia a la baja, hasta 1950, año que contabilizó 1.088 habitantes, para iniciar luego una fuerte regresión que le dejó en 503 habitantes en 1970 y, más tarde ya, con los solamente 193 habitantes en 2005.

La miseria que había en el campo a principios del siglo XX, comportó una emigración importante del pueblo hacia los centros industriales de Cataluña, básicamente hacia la ciudad de Barcelona, y en mucha menor medida hacia la ciudad de València. Como resultado de este proceso existe un gran número de zucaineros, y descendientes de éstos, que viven en Cataluña. El desarrollo de las poblaciones de la Plana a mediados del siglo XX, la continuación de la miseria que se vivía en el campo junto con la crisis agraria, provocó una segunda ola de emigración, pero ya no tan lejana, hacia poblaciones como Castellón de la Plana, Vila-Real, Onda, Burriana, Almassora, Betxí y Nules, entre otras. Todo ello ha provocado que Zucaina vaya perdiendo año tras año población, tendencia que por suerte durante los últimos años se ha visto ralentizada gracias al establecimiento de parejas jóvenes con hijos en el pueblo.

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda

 

Site developed with Drupal